¡Apunta estos truquitos para ahorrar en el súper!

A la hora de ir a la compra, las personas se enfrentan a menudo con dos problemas. Uno es que llenar hasta arriba el carro no es en absoluto económico, y otro, que los supermercados saben cómo hacerlo para que sus productos entren por los ojos de los clientes, de modo que es muy habitual ir a por unas cosas y terminar comprando muchas más.

También es cierto que los alimentos son productos de primera necesidad. Así que como no se puede prescindir de ellos, como ocurre con otros de otro tipo, no queda más remedio que ingeniárselas un poco para que el bolsillo no se resienta tanto al volver de comprar. A continuación se expone una serie de pautas que permiten abaratar estas compras.

Aprovéchate de los descuentos, ¡no dejes que se te pasen!

Es muy frecuente que los supermercados ofrezcan promociones tipo si te llevas 2, el tercero te sale más barato, cupones ahorro, y otras opciones que permiten constatar un ahorro real. Aquí no hay trampa ni cartón, así que se trata de una opción realmente interesante. Hay que estar muy atento, ya que pueden encontrarse tanto en la web de la tienda, como en los propios tickets de compra.

¡Apunta estos truquitos para ahorrar en el súper! 1

¡Sé más listo que el súper! Que te colocan los productos donde tú los veas

Tal como se mencionaba líneas atrás, los supermercados saben muy bien dónde tienen que colocar sus productos. Los esenciales suelen estar en los extremos del establecimiento, para que al cliente no le quede otra que recorrérselo entero hasta llegar a ellos y de este modo, ir viendo otras cosas. Así es mucho más fácil caer en la tentación de comprar cosas que no se necesitan, pero si se va mentalizado, yendo directo a por lo que hay que comprar, es posible evitar hacerse con otras cosas que realmente no hacen falta.

No dudes en apostar por las marcas blancas

Ser leal a una marca sin motivo alguno para ello no tiene ningún sentido. Aunque se tenga la costumbre de comprar siempre un mismo producto, no hay ninguna razón para no probar con otro igual pero de una marca blanca, ya que estas suelen resultar bastante más económicas. De hecho, en muchas ocasiones se trata de productos de otras empresas a los que les ponen su propia etiqueta, ofreciéndolos a precios más baratos.

Procura comprar tus legumbres siempre crudas

Son muchos quienes deciden comprar las legumbres ya cocidas, ya que no tienen mucho tiempo para ponerse a cocinar, o bien por mera comodidad. Sin embargo, la diferencia de precio con respecto a las legumbres crudas se nota, y además, preparar unas legumbres no es nada complicado.

¡Huye por completo de los precocinados!

Aunque los precocinados también puedan resultar muy cómodos, no son la mejor opción ni aun cuando su aspecto sea inmejorable. Precisamente, ya que se está en el supermercado, es mucho mejor aprovechar la ocasión para comprar productos frescos con los que preparar cualquier manjar junto con los que se tengan en casa. No solo por cuestión de ahorro, sino también de salud.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios