Ahorrar dinero en la limpieza del hogar: Lavado de ollas sin quimicos

Ahorrar dinero en la limpieza del hogar: Lavado de ollas sin quimicos 1

Para comenzar, enjuagamos un poco la olla con agua hirviendo y la dejamos remojando con toda la parte «quemada» cubierta en agua bien caliente, hasta dejar entibiar. Luego, se debe lavar la olla con más agua caliente, detergente y una esponja suave, para eliminar todos los restos de comidas adheridas. Con lo anterior hemos preparado la olla para la limpieza.

Prepare a continuación una mezcla de agua caliente y detergente (puede ser el de lavar los platos) y caliente a fuego lento y cuando hierva la mezcla, retire del fuego y déjela bajar un poco la temperatura hasta que pueda meter la mano con la esponja y frotar suavemente las quemaduras.

Cuando  los restos de comida no están demasiado adheridos, podemos hervir en la misma olla una mezcla de agua y sal. Al hervir, la mezcla de agua y sal van a funcionar de forma astringente gracias al movimiento para despegar algunos residuos quemados.

Si se trata de muchos restos quemados, podemos mezclar lavandina (lejía, cloro) con agua, y también hacerla hervir unos minutos, teniendo cuidado de no respirar el vapor que se desprende. Luego, volvemos a lavar delicadamente la olla, para evitar rasparla y empeorarlo todo. Si la olla es de teflón, jamás hay que rasparla, terminaríamos por arruinarla definitivamente.

¿Sartenes deformadas?

Algunas sartenes han perdido la forma, están tan torcidos, no se quedan quietos durante su uso, el aceite se mueve para todas partes y no quedan uniformemente cocinados los alimentos. La solución es muy sencilla. Busque una superficie estable, dura, como lo es un piso de hormigón, tabla o una superficie de cemento en la que no importa dejar alguna marca de rozadura, a continuación doble una toalla por la mitad y póngala sobre la superficie para crear una barrera con la sartén. Coloque el lado inferior de sartén contra la parte de abajo (suelo) en la toalla. Luego coloque una segunda toalla dentro de la sartén para proteger. Comience martillando la parte deformada hasta que  considere que está igualando y se va viendo plana.

 

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Marcelo Viletti

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios