Ahorrar gas con pequeños cambios a la hora de cocinar

Ahorrar gas con pequeños cambios a la hora de cocinar 1

A menudo pensamos que vamos a reducir el consumo de gas en nuestro hogar con grandes cambios. Sin embargo desde milahorro.com queremos brindarte una alternativa simple y que te va traer un importante ahorro en la tarifa del gas. En esta oportunidad debemos comentarte que la clave de un importante ahorro está en lo que utilices en la cocina para preparar los alimentos.

Utiliza ollas de metal: (como acero inoxidable) en lugar de ollas de barro para cocinar. Los metales son buenos conductores de calor, a diferencia del barro o la arcilla. Para que los alimentos se cocinen, el calor generado en la llama debe llegar a la comida, por lo tanto, las ollas que están hechas de buenos conductores de calor son más eficientes.

Mantén brillantes las superficies exteriores de las ollas: Las superficies brillantes reflejan el calor (a través de la convección) en menor cantidad que las superficies pálidas o negras.

Tamaño: Usa una olla que sea lo suficientemente amplia como para cubrir la llama. Las llamas que se extienden más allá de la superficie de la olla producen calor que se escapa de ella. El calor que la olla y sus contenidos no absorben se desperdicia.

Mantén la olla tapada cuando sea posible: Si dejas la olla destapada, dejarás que el calor escape de forma más rápida que si la tapa estuviera puesta. El vapor que escapa también es una forma de pérdida de calor. Si atrapas este calor dentro de la olla, permitirás que los alimentos se cocinen con una llama más pequeña.

Utiliza una hornilla acorde a la olla que tengas: Muchas cocinas disponibles en el mercado no te permiten regular el tamaño de la llama a un nivel lo suficientemente bajo. Esto hace que quemes cantidades excesivas de gas innecesariamente.

Utiliza una olla a presión: Las ollas a presión son buenas para ahorrar energía porque cocinan los alimentos a alrededor de 125 grados Centígrados (dependiendo de la presión de la olla) mientras que las ollas comunes solo llegan a los 100 grados Centígrados (esto se debe a que están bajo los efectos de la presión atmosférica). Si cocinas a temperaturas más altas, entonces puedes ahorrar tiempo de cocción.

Compartir en Google Plus

Acerca de Marcelo Viletti

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios