Atención a la inflación “escondida”: no aumenta el precio pero se reducen las cantidades

Atención a la inflación “escondida”: no aumenta el precio pero se reducen las cantidades 1

La crisis está generando un fenómeno sutil pero que es capaz de ir en contra del propósito de ahorrar en la cesta de la compra. Esto queda en evidencia en muchos productos en el supermercado que son cada vez más pequeños, pero se mantienen los precios. Muchas marcas, poco a poco y sin que los consumidores habituales lo noten, reducen la cantidad de producto por empaque, para bajar sus costes y mantener sus precios.

Las firmas argumentan que esta estrategia poco honesta se justifica en los incrementos de costes y la imposibilidad de subir precios, dado que en plena crisis no habrá consumidores dispuestos a pagar más, aunque los expertos aseguran que este fenómeno podría estar escondiendo una inflación general mucho mayor, y que podría ser otras de las razones por las que cuesta llegar a fin de mes: porque los productos se terminan antes.

En un escenario de paro y salarios austeros, es la manera de las empresas mantener precios ante una competencia cada vez mayor con los productos de “bajo coste”.

La economista Pippa Malmgreen, antigua asesora de George W. Bush, alerta sobre este fenómeno denominado ‘shrinkflation’, neologismo a partir de las palabras shrink (encoger) e inflation (inflación). «Reducir el tamaño de los productos es exactamente lo que pasó en los años 70 justo antes de que la inflación se dispara», explica en su nuevo libro Señales: la ruptura del contrato social y el ascenso de la geopolítica.

Al respecto, las empresas ocultan todo lo que pueden estas prácticas, y dan explicaciones poco convincentes: «ocasionalmente hacemos cambios en el tamaño de nuestros productos por una serie de factores, incluyendo reformulaciones, cambios en el paquete o variaciones de los costes. El precio de venta es cosa del vendedor final», explicó el portavoz de Nestlé, Len Bennet, en un email.

En cualquier caso, un consumidor inteligente debe tener en cuenta el factor cantidad, y comenzar a leer con más detenimiento las etiquetas antes de decidir qué compra.

Vía: El Economista

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios