Todo lo que necesitas saber sobre el mantenimiento preventivo de tu caldera

Un programa de mantenimiento preventivo de tu caldera básicamente consta de tres pasos, el mantenimiento de la chimenea, mantenimiento del agua y diagnóstico.

Todo lo que necesitas saber sobre el mantenimiento preventivo de tu caldera 1

El mantenimiento de la chimenea consiste en limpiar manualmente las partículas que se acumulan en la caldera, siendo este un proceso que aumenta a medida que el calor se absorbe y hace que el sistema sea más eficiente, ayudando a mantener las emisiones apropiadas.

El exceso de hollín es el resultado de una combustión incompleta y si los técnicos https://servicio-util.com/reparacion-calderas-madrid/ lo notan durante la limpieza, podrían sugerirte que necesitases ajustar la mezcla combustible-aire.

El mantenimiento de la caldera requiere de un monitoreo diario de la calidad del agua que la alimenta, así que los técnicos deben monitorear el agua de alimentación para garantizar bajos niveles de sílice, sólidos totales, alcalinidad y hierro.

Parte de este mantenimiento de la calidad del agua debe eliminar el oxígeno disuelto para ayudar a prevenir la corrosión.

Realiza un diagnóstico del sistema

Son varias las técnicas para poder realizar un diagnóstico como parte de un programa de mantenimiento de la caldera y que puede extender la vida útil de la caldera, aumentando su eficiencia. Puedes contar con especialistas como fontanerosbarcelona.online.

Las técnicas incluyen más o menos esto:

Instalación de medidores de agua para monitorear su flujo. Si el sistema es de circuito cerrado, la instalación de medidores en el sistema ayuda a detectar fugas.

Purgar rutinariamente sin caer en exceso. El exceso de purga desperdicia el agua, productos químicos y la energía. Si es posible, instala un sistema automático de purga de conductividad de superficie mientras optimizas la recuperación de energía.

Verifica los elementos químicos de la caldera

  • Inspecciona las trampas de vapor rutinariamente para poder detectar fugas.
  • Ajusta la caldera regularmente para optimizar el rendimiento, ya que el rendimiento óptimo de la caldera se relaciona fuertemente con el desgaste reducido en los componentes.
  • Verifica el aislamiento en tuberías y tanques de almacenamiento.
  • La empresa online nos recomienda inspeccionar las bombas de condensado para asegurar que funcionen de manera eficiente.
  • Limpia e inspecciona regularmente los tubos de agua y la llama para reducir las incrustaciones.
  • Verifica los dispositivos de seguridad, incluidos los puntos de corte de agua tanto primaria y auxiliar, el manómetro, los controles de presión, los escáneres y los interruptores de presión.

La implementación de un programa de prevención para las calderas con tubos de vapor o tubos de agua mantendrá a la caldera funcionando sin problemas, incluso también puede conducir a un uso más racional del agua y la energía, economizando unos cuantos euros en el camino que puedes usar para otras cosas.

Cómo mantener tu caldera al día

Examinar el tubo de conexión de ventilación de la caldera y la chimenea, ya que estas piezas se deterioran con el tiempo. Determinar que no hay agujeros o grietas y que todas las áreas que deben sellarse están así.

Inspeccionar el intercambiador de calor para ver si funciona correctamente. Por lo general, los intercambiadores de calor tienen fugas de agua, de manera que al observa una fuga de agua, ese es probablemente el problema.

Realiza una prueba de monóxido de carbono y si encuentras niveles anormales de este, llama inmediatamente a un experto https://en24horas.com.es/reparacion-calderas-madrid/ para solucionar el problema, ya que el monóxido de carbono puede ser letal, por lo que colocar un detector en la misma habitación que la caldera es esencial para la seguridad.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios