Hacer un filtro de café reutilizable

Hacer un filtro de café reutilizable 1

De los diversos tipos de cafeteras que hay en el mercado, en muchos hogares se han decantado por aquellas de filtro, en las que se hace necesario utilizar en cada preparación un nuevo filtro de papel. Esto le agrega un coste extra al café. Para ahorrar en la cesta de la compra, aunque sea unos cuantos euros al año, podemos aprender a hacer un filtro de café reutilizable, que además – claro está – es mucho más ecológico y permite ahorrar en café.

Para esta tarea, fácil de realizar y que requiere mínimas habilidades, necesitarás un retal de tela de gasa de algodón 100% lavado previamente. Evita utilizar una tela que haya sido lavada con lejía, en cambio trata de conseguir una tela orgánica, ya que de todas formas, será muy poco lo que se necesite para este proyecto.

Utilizando como molde un filtro de papel de los que habitualmente se necesitan para las cafeteras de filtro, marca la forma sobre la tela doblada al medio, dejando un centímetro aproximadamente en los bordes para la costura. Apoya tu filtro en una de las esquinas plegadas, para que al abrir la tela tengas una figura doble – como se ve en la segunda foto –.

Hacer un filtro de café reutilizable 2

Haz un dobladillo en todo el borde superior si lo deseas, dará mejor vista y hará más resistente tu filtro de tela. Luego, deberás coser el resto de los bordes del filtro para cerrarlo. Si hiciste dobladillo, recuerda enfrentar los derechos para que al darlo vuelta, quede prolijo. Esto evitará además que los posos de café se peguen a la tela.

Este filtro es muy eficiente, hace tu café más sabroso, es 100% reutilizable y además, barato. Es muy fácil de limpiar, ya que basta aclararlo un poco y dejarlo secar – este tipo de tela se seca muy rápido –. Puedes tener dos filtros hechos para intercambiarlos.

Si no eres muy hábil con la máquina de coser, puedes hacerlo a mano, te llevará un poco más de tiempo pero si te esmeras, puede quedar muy prolijo y sobre todas las cosas, le darás la misma utilidad.

Verás que cómodo que es contar con un filtro permanente para tu cafetera, te olvidarás de comprar en el supermercado y además ahorrarás bastante dinero de los filtros desechables. Ya no dejarás de tomar café cuando te hayas quedado sin filtros y no puedas salir a comprar. Y por si fuese poco, es un filtro mucho más ecológico, ya que no se genera desperdicios de papel como con los filtros desechables.

Vía: WikiHow

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios