Mitos con respecto al ahorro en energía

Mitos con respecto al ahorro en energía 1

Continuaremos aprendiendo más sobre ahorrar en electricidad y ahorrar en gas, de forma tal que desterraremos algunos mitos sobre el ahorro energético que suelen circular entre la gente, pero que son inexactos.

Una temperatura constante en todas las estancias

No es necesario sostener una misma temperatura en toda la casa, pues las necesidades no son las mismas. Lo ideal cerrar o apagar los radiadores en aquellas estancias que no se utilicen, dejando las puertas bien cerradas, para no malgastar energía. Una temperatura constante hasta de noche supone derrochar un 13% de energía

El aislamiento casi no afecta al gasto de energía

El aislamiento está subestimado como estrategia de ahorro de energía, pero prestarle atención a un adecuado aislamiento de la vivienda puede ahorrar mucho dinero en electricidad o gas. Elegir buenos materiales aislantes y solucionar posibles problemas de aislamiento puede llegar a ahorrar hasta el 40 por ciento del consumo de calefacción y un porcentaje similar en el caso del aire acondicionado.

La cocina de gas gasta más que la eléctrica

A pesar de que son mucho más actuales, las cocinas vitrocerámicas consumen hasta cuatro veces más que las de gas, por este motivo conviene utilizar sartenes, cazos y ollas con fondo grueso difusor, de esta manera lograremos una temperatura más homogénea en todo el recipiente. Es importante acostumbrarse a cocinar con tapas, para un óptimo aprovechamiento del calor. Este consejo es válido para aquellos que cocinen con vitrocerámica o inducción.

La llama del fogón al máximo calienta antes

No por utilizar la llama al máximo, se ahorra energía, ya que las llamas que sobresalen de la base del recipiente, no sólo no lo calentarán, si no que, además, quemarán la olla o sartén. Es importante corroborar que la llama se ajuste a la base del recipiente que se está utilizando en ese momento, para evitar derrochar energía.

Dejar el fluorescente encendido consume menos

Se considera que cada vez que se enciende o apaga una lámpara fluorescente, se produce un gasto de energía cada vez que se encienden y apagan, que si los dejamos encendidos. Sin embargo, ese sobreconsumo dura apenas una fracción de segundo, por lo que nunca compensará el hecho de dejarlos encendidos. Pero es cierto que los tubos fluorescentes, a diferencia de los LED, ven su vida útil acortada si se los enciende y apaga a repetición. Optar por bombillas de bajo consumo, no obstante, siempre significa un ahorro energético.

Gasta más el lavavajillas que lavar a mano

Lavar la vajilla a mano supone un gasto mucho mayor que el lavavajillas. Pero más allá del gasto de luz que este electrodoméstico pueda suponer, siempre que se trate de un lavavajillas eficiente, el lavado a máquina puede llegar a ahorrar hasta un 40 por ciento más de agua y un 10 por ciento de energía.

Eso sí, a la hora de poner el lavavajillas deberemos fijarnos que esté completamente cargado o en el programa de media carga, para evitar derrochar energía.

Vía: 20 Minutos

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios