Mitos del ahorro energético

Con respecto al cuidado en el ahorro energético, existen muchos mitos y creencias, como en todos los aspectos de la vida. Es por ello que vamos a desvelar algunos de estos mitos del ahorro energético, para que puedas realmente ahorrar en la factura de electricidad, pero en base a hechos auténticos que disminuirán la cantidad de electricidad que utilices.

Es así que si tienes algunas dudas con respecto a ahorro energético, será mejor que revises estos mitos así te quedas con la verdad.

Se ha dicho que dejar una luz fluorescente encendida es mejor que encender y apagar cada vez que entras en una habitación. Eso dependerá de cuán seguido lo hagas, puesto que si bien el encendido conlleva una sobrecarga de gasto energético, será siempre menor al de dejar la luz encendida. Lo que sí es cierto, es que si prendes y apagas muchas veces una luz, acortarás su vida útil, lo que no ocurre con las luces LED.

Los aparatos eléctricos en Stand by consumen electricidad, acostúmbrate a no dejar en ese estado tus televisores, equipos de audio, ordenadores o cualquier otro aparato electrónico si no quieres encarecer tu factura. Al permanecer el aparto conectado al circuito, sigue consumiendo. Para ahorrar, apaga por completo tus aparatos. Tampoco es cierto que los ordenadores – por ejemplo – consumen más al encenderse que en stand by.

Recuerda también que lavar los platos a mano no siempre significa menos consumo. Si utilizas bien el lavavajilla, consumes menos que si gastas más agua caliente y más jabón para hacerlo a mano. Recuerda, no obstante, lavar solo cuando el lavaplatos esté lleno, no aclarar los platos antes de lavarlos o utilizar un programa diario.

No utilices demasiado detergente en el lavarropas, pues si te excedes necesitarás hacer más aclarados, y además tu ropa puede quedar sucia, con lo cual te verás en la obligación de volver a lavarla.

No es cierto que en verano se consuma menos luz, pues los aires acondicionados disparan el consumo. Para evitarlo, haz un buen uso de tu aparato, manteniendo la temperatura entre los 24 y los 26 grados, nunca debe haber una diferencia superior a los 12 grados con el exterior.

No dejes además el ventilador encendido cuando no estés en una estancia, porque a diferencia del aire acondicionado, no enfría sino cuando estás debajo.

Vía: Hogar Util

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios