Reduce notablemente el gasto en refrigeración con Cool-R

Reduce notablemente el gasto en refrigeración con Cool-R 1


Los sistemas de refrigeración representan un tipo de tecnología con el que convivimos a diario y que, sin a apenas darnos cuenta, ha pasado a ocupar un lugar irremplazable. Desde los sistemas más domésticos de conservación de alimentos (como las neveras) hasta la refrigeración de grandes naves industriales, pasando por los equipos de aires acondicionados instalados en todo tipo de edificios, el control de la temperatura se ha tornado, si no una obsesión, sí una pieza fundamental en el mundo tal y cómo lo conocemos. Basta con estudiar la cadena de producción para darse cuenta de que la climatización es fundamental: muchas son las sustancias y materiales que requieren de una conservación determinada y que, más tarde, intervienen en procesos químicos que tienen lugar a una temperatura concreta. Si nos acordamos de industrias como la farmacéutica o la alimentaria, nos daremos cuenta que la fabricación de sus productos es tan delicada que un grado centígrado más o menos puede echarlo todo a perder. Y es que, más allá de la comodidad hogareña que la refrigeración asegura, los grandes empresarios tienen una obsesión justificada a la hora de contar con herramientas que climaticen su producción.

Como se ha mencionado, el aire acondicionado y otras tecnologías eléctricas convencionales suelen ser las más habituales. No obstante, su potencia y eficacia están reñidas con su elevado coste, sobre todo durante las épocas de calor extremo como el verano. Especialmente en los grandes edificios, el aire acondicionado puede resultar poco útil y muy caro para regular la temperatura interior, y más aún para compensar el calor de sus materiales internos y externos (paredes, vigas y cubiertas). En este sentido encontramos en el mercado una serie de opciones más útiles y notablemente más económicas. Tal es el caso del revestimiento Cool-R, que proporciona durabilidad, impermeabilidad y enfriamiento a la superficie sobre la que se aplica. Se trata de un revestimiento capaz de reducir la temperatura bajo la cubierta hasta 10ºC, en aquellos edificios que carecen de climatización. Dicha membrana combina dos propiedades (su alta reflectancia de la luz y su capacidad de emisividad) para conseguir disminuir el 70% de la temperatura de la cubierta. Asimismo, es un material resistente al viento y al polvo y que soporta temperaturas de entre -30ºC y 80ºC.

No obstante, lo más relevante es que, combinado con la refrigeración, potencia su efecto y disminuye notablemente sus gastos. Así, en la web de COOL-R encontramos proyectos de referencia para construcciones, en los que se calcula el ahorro anual en sistemas de climatización gracias al revestimiento. En este sentido, si se aplica Cool-R sobre una superficie de 20.000 m2, de membrana de betún y poliestireno, obtendríamos un ahorro de más de 230.000€ anuales. Con las mismas dimensiones, una chapa metálica provista de poliestireno costaría 261.096€ más al año si no está recubierta con Cool-R. Otras ventajas del producto son su facilidad de aplicación y el hecho de que no altera los elementos del edificio.

Descubre otras opciones para ahorrar energía con tu aire acondicionado.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios